Margarida Mariño
«Nurdles»

Natural de Vigo (1990), comienza sus estudios de violoncello a los ocho años en el Conservatorio Profesional de la misma ciudad. En el año 2008 se traslada a Barcelona para licenciarse en el Conservatori Superior Liceu con Angel Luis Quintana y Arnau Tomás. Ha formado parte de distintas orquestas a nivel internacional como La Via dei Concerti en Italia o la Orquestra Réssonance en Suiza, así como la Real Filharmonía de Galicia.

Su exploración de los límites sonoros y estéticos del violoncello la llevaron a experimentar con géneros donde su instrumento no es tan común, como el Seminario Permanente de Jazz de Pontevedra, o el Seminario Permanente de Improvisación Libre (SPIL). Tiene tres trabajos discográficos publicados con el multiinstrumentista y compositor Fernando Barroso: Silence Lovers Club (2018), Xograr (2020) y Man (2023), con el trío de música clásica y contemporánea Eixos Cromáticos (2020) así como el quinteto de jazz Límbico (2021). Ha compuesto e interpretado música original para cine y publicidad, entre los que destacan la banda sonora del cortometraje Puzzle, de Nicolás Ferglez. En 2023 crea el espectáculo As voces da conciencia junto a la artista visual Laura Iturralde, una obra para cello, electrónica, videoarte e iluminación contra la violencia machista.

En 2020 presenta su primer trabajo en solitario Cello&Electronics, música original para cello y voz, inspirada en temas como la naturaleza, el cambio climático o las migraciones humanas. Utilizando pedales de efectos, voces, loops y electrónica logra crear texturas únicas y complejas orquestaciones que dan lugar a un estilo muy personal y único, en el que géneros tan aparentemente divergentes como post-rock, minimal o neoclásico vibran con una sola voz. El proyecto se presentó en WOS Festival y desde entonces ha recorrido con buena acogida escenarios como Prinsenkwartier en Delft, Onder aan de Dijk en Rotterdam, Teatro Colón en A Coruña, Teatro Barakaldo Antzokia o Auditorio Conde Duque en Madrid.

Nurdles, el nombre del tema presentado, que toma su título del término inglés para pellets, pretende sumergir al oyente en las profundidades marinas junto a sus propios habitantes en el momento de la catástrofe, buscando así una reflexión sobre la disyuntiva ante la que nos encontramos como especie, en un momento en el que la cantidad de plástico existente ya duplica la masa de todos los animales vivos, terrestres y acuáticos, y casi un tercio de las especies conocidas se encuentran amenazadas.